sábado, 22 de julio de 2017

Duele respirar


Todo me parece tan gris
que ya no hallo colores en las flores,
mi pecho duele, duele fuerte,
y mi alma se hunde nuevamente,
en los confines de su mente,
las melodías de los cantos,
turpiales a orillas de manantial
suenan en voz quebrada,
las notas fuera de su pentagrama,
la tristeza de mi alma exclaman,
Duele fuerte mi pecho,
y se contiene mi respiración,
nublados mis ojos,
todo parece confuso
me encuentro perdida
dando pasos imciertos
en medio de mi oscuridad.





martes, 4 de julio de 2017

El Defensor



Silentes y tenebrosas las sombras,
visajeaban en lo oscuro
de los techos de la vieja choza,
donde acogía en su interior,
a su amada.
Acechaban a los sueños del guardián,
penetrando su inconciente,
haciéndole relinchar como bestia
en bruscos saltos de resabio,
mientras los iluminados ojos,
que ven a través del velo impenetrable
de la negra noche,
extendía desde su mente
las poderosas palabras invocando a su amo,
y ángeles bajaban a su encuentro
y eran sus alas refugios inconmovibles,
brazos acogedores de quienes sufren  persecución,
llámese tristeza o decepción,
amargura o desilusión,
angustia....tribulación.
La omnipotencia tomaba
forma cubriendo los aires
formando bayas de acero invisible
 y todo...todo por defender a su amada.

El Defensor.
Nancy J. Hernandez©


martes, 27 de junio de 2017

Vivir para Amar, morir para vivir

Sentí morir al naufragar

en el mar de tus ojos,

mi corazón pedía auxilio,

al hundirse cada vez más en tu mirar,

y suplicaba mi alma por no pecar,

en mis pensamientos

mis resbaladizos labios

siempre caían en los tuyos,

mientras en mi suspiro

te respiraba sólo a ti,

los días pasaban

y en ese naufragio

mi tortura aumentaba,

el sol de tus inocentes abrazos

ensendían lo escondido

de mis sentimientos,

y mi culpabilidad me arrastraba

a lo lejos en su gran marea.

Sentí morir de tristezas

al ser consiente de no poder tocarte,

mientras mis manos levitaban

acariciando tu rostro a través de la 

imaginación,

y corrían mis dedos sobre tu piel,

en lenta velocidad hacia lo prohibido,

agonizaba en las olas de tu voz

y este corazón a punto de gritar,

arrojaba con fuerza cada latido,

haciendo ecos desconosidos,

despertando sentimientos

que siempre se mantuvieron dormidos.

Sentí morir al descubrir que puedo sentir 

y amar en la inmensidad,

que jamás, sentí de verdad,

así como me embarga

el amor que ahora siento por ti.


Hoy sólo intento sentir vivir,

crucificando cada latido que nace por ti,

evitando el naufragio en tu mirada,

manteniendo la firmeza de mis labios,

sin pensar en los tuyos,

y que al abrazarte,

mis manos no corran sobre ti.

Intento sentir vivir,

cuando lejos te siento de mí,

sin derechos yo de protestar,

más que sentir que muero

por vivir lo que me hace sentir morir.


Nancy J. Hernandez©







viernes, 23 de junio de 2017

Te Diré

Te diré amor,

aunque oscuros sean tus ojos,

no necesito ver su color

para mirar más allá,

en su espléndida claridad.

Te diré amor,

que los cielos son más hermosos,

cuando cierro los ojos,

me invade tu recuerdo

y son tus manos las más suaves,

tomadas de las mías,

me llenas el pensamiento

con tu bella sonrisa,

inocente sonrisa divina.

Te diré amor,

que tu canto es susurro al viento,

que acariciando mis oídos,

apaciguan mi furia y mi llanto,

por no estar contigo.

Y es la primavera,

el perfume de tu piel morena,

y es el agua del río,

la pasión que corre por tus venas,

vivir incesante,

en turbuletas ganas,

volcando los sentidos,

aguas que se convierten,

en bravas llamas,

rebotando burbujas

de ilusiones,

en un bello despertar.

Te diré amor,

que eres el motivo,

que convence a mi corazón,

de probar de la felicidad,

en derroches de alegría,

junto a los pasos de tu andar.


Siempre a ti.



©Todos los derechos reservados©

Nancy J. Hernandez



martes, 20 de junio de 2017

Baile bajo un rayo de luz

Has guiado mis pies a gozo,
baile de paso lento,
sigue las sonrisas,
que nacen después del llanto.
Luz infinita que discipa
lo borroso de mi cristal,
permitiéndome ver lo hermoso
y claro de tu amor,
entre el murmullo del silencio
afinas mis oídos a tu dulce voz,
que arruya entre finas
melodías de alegría.
Y el tono de nuestra canción
se sincroniza en nuestro corazón,
siguiendo el ritmo
del maravilloso sonido
de la vida misma,
entre rosas de perfumados pétalos,
deslizadas en aguaceros,
que muestran los cielos claros.

Ahora se escucha
una nueva canción,
en pacífico abrazo,
luz que guía mi corazón,
corazón que guía manos,
mis  manos guían tus pasos
y tus pasos guían mis pies.

Bailamos al son de un nuevo día.
El ritmo de la vida,
se torna color alegría,
y mi sueños te miran,
en ternura desmedida,
mientras va amaneciendo,
rayo de luz que nos ilumina,
una nueva oportunidad,
para guiar los ojos,
de aquellos que en oscuridad
apenas caminan.





viernes, 9 de junio de 2017

Libre

Inhalo recuerdos que lentamente 

se pierden en el aire de olvido, 

exhalo la angustia que fue amarte con locura,

relajada mi respiración ya no te encuentra,

parece absurdo el sentimiento que hasta ayer 

le fue amargura,

acorazado el espíritu sigue con un corazón,

dispuesto a lograr su cometido,

un cuchillo en la garganta que detenga el 

dolor que atraganta,

certero pensamiento, libre la memoria,

cuerpo sin deseos de ti.

amores desterrados por propósitos divinos,

pluma en el aire, velero sin vientos,

un eco sereno, calma que me llena al

sentir la mirada que en ternura se despliega.

Hondo mi suspiro, pregóna que he ganado,

sobriedad en plenitud, cuando navego en 

tormentas en tenebrosa alta mar.

Y sin cruzar la línea de lo obstinado...

razones en demencia, 

insistir a lo descoordinado,

agujas de reloj, que no logran explicarlo.

Inhalo olvido, exhalo resignación,

en el viento mi suspiro

que te recuerde la intensidad de mi amor.

jueves, 8 de junio de 2017

NO SOY ESE ÁNGEL

Me he mostrado a ti 

con toda sinceridad,

pero hoy verás mi corazón,

como

a través de un cristal,

pues no soy el ángel

que muchas veces parece,

no soy el ángel, de perfección,

en su pensar.

Y todo sucede cuando  tus ojos,

puedo  contemplar,

mirar tu cara, tu boca, labios

de flor,

suaves pétalos,

que ansían los míos en besar.

Se queda mi alma sin oxígeno.

Verte genera vuelcos en mi ser,

y me atrapa el deseo...

besarte una vez...sólo una vez...

que mis besos tu desees.


                   ...Me contengo.


Sabes tú, que sólo deseo tu bien,

aunque no sea el ángel que obedece fiel,

a cambio entrego todo mi sentir, mis deseos, 

sueños y  placer,

sólo para que mi voz se escuche en el cielo,

sin tener que esconder que te quiero,

presentar mi sentir, puro y sincero,

por ti, que eres mi lucero.

No soy el ángel que obedece fiel,

muchas veces he deseado tu piel,

tu, mi más grande tentación,

pero a cambio de tu bien,

mi deseo, lo llevo cautivo,

siempre, bajo las plantas de mis pies.

Y te miro, me sonríes... te sonrío...

                     ...Me contengo!

cada vez, una más,

y sólo un beso, uno solo,

te he dado esta vez.

No soy el ángel que obedece fiel,

pero tengo un corazón que ama al

bien

y te ama a ti también,

y obediente, detiene su mal andar,

y en humildad,

de rodillas por ti, clama,

por ti que eres mi lucero,

por ti...

por quien doy gracias al Cielo.

No soy ese obediente ángel,

ángel que obedece fiel,

pero a vivir aprendo,

pues de pensamientos placenteros,

una vez más me desprendo.

Amandote más, atando mis deseos.

Amandote más, amandote sin miedos.


Nancy

















Duele respirar

Todo me parece tan gris que ya no hallo colores en las flores, mi pecho duele, duele fuerte, y mi alma se hunde nuevamente, en los co...