domingo, 4 de febrero de 2018

Después de todo

¿Y qué?
Si al final siempre es lo mismo.
Tu te vas,
y yo quedo al borde de un abismo,
en mi pecho oscila la agonía,
sin encontrar una salida,
pero una lágrima indica la vía.
Y sé, que ya no habrá regreso,
el tiempo pasa, y el dolor sigue ileso,
no hay remansos, el llanto es mi consuelo, desiertos enclaustrados,
en mi hondo desaliento.
Sé, que el tiempo contará mi historia,
la niña que en la montaña con las mariposas crece,
la mujer que en el desierto, entre flores se entristece.
¿Y qué?
Si ya no habrán más lágrimas,
que mojen efímeros versos,
porque los ojos,
que a su paso abrían camino, cerrados, estarán soñando, en los brazos de su más grande Amor,
la gloria del cielo, luz eterna,
del creador.

martes, 30 de enero de 2018

Una canción, mil destellos

Mil canciones te quiero componer,
y verte todo el tiempo sonreir,
por el momento,
una sola te escribiré,
espero hacerte con esta
muy feliz.


Y en estas notas,
mi cariño te daré,
con todo el amor que hay en mi corazón.


Al viento susurraré,
para que te diga al oído, en secreto,
mi melodía para tí.


Y cuando sientas la brisa...
suave brisa,
acariciando tu rostro,
tus cabellos,
recuerda mi canción,
con mil
notas
de te quiero en destellos,
un beso en tu mejilla,
siente de mi mano
una suave caricia en la otra,
un te amo en tu corazón
y un abrazo fortalecedor.


jueves, 25 de enero de 2018

Canto de sirena


Cantaron las sirenas,
sereno el mar les escuchaba
mientras la plateada luna,
en darle un beso, osaba.

En el barco de la melancolía,
viajaba aquella noche,
recordando besos que nunca fueron,
sobre lunares deseados,
el mar de tu existencia que en mi ser
se desbordaba.

Ay amor, tantos sueños contigo,
tu en tu vida y yo en la mía,
distintos destinos, increíble todavía ,
hacernos compañía en lo lejos...
en lo cerca, ¿quién conoce de ironías ?
mi mano que se  extiende sin poder tocate
pero mi alma te abraza en el infinito,
hasta más no poder amarte.
Tramo a tramo recorremos paralela vía,
tu amor me salva del naufragio día a día,
y en mi amanecer,  solo agradezco a Dios
por tu ser.

Al final del día nuevamente navego,
escuchando el canto de la sirena,
que de muy dentro llega,
y en ese mar dorado,
se inmortaliza el sentimiento,
que en ti lento me va hundiendo,
para hacerme renacer,
mirando nuevos horizontes,
desde un barco de amores,
sin anclas que a suelos me sujeten.

Y solo escucho ese canto,
que conmueve mis entrañas,
hasta llegar la madrugada,
el canto de la sirena,
cuando la luna
al mar intenta besar.






miércoles, 24 de enero de 2018

Bebe mi silencio


Bebe mi silencio,
saborea sorbo a sorbo mi existencia,
mi ser, mi esencia.
Bebe de mi silencio así como el sol
lentamente absorbe la niebla,
y siente,  mi corazón quebrado,
siente... cómo late el corazón
de ésta alma solitaria
que se pasea en angustias,
como niño desterrado.
Cada mañana mis ojos tristes te miran,
te arropan a lo lejos de ese cielo azul
y brillante horizonte,
al atardecer, solo queda ese amargo
y tenue sol que de a poco se oculta
llevándose la esperanza
de que en este hoy,
vuelva a mí tu confianza.
Bebe de mi eterno silencio,
y siente recorrer en ti,
el amor que siempre llevo,
que es, 
como el agua entre las manos,
como pies descalzos entre la arena,
como el sol que se despliega,
sobre cada poro de tu piel  canela.




viernes, 19 de enero de 2018

Ya no es igual

Todo dejó de ser,
ya no hay besos al amanecer.
Marchitandome tu frío,
me doblega en desilusión,
¿qué te pasa corazón mío,
que ya no miras las rosas para alegrar tu día?
Mi garganta se ha secado,
ya no hay tono lento ni apresurado,
ya no emites sonidos alegres ni  desconsolados.
Mi puño abrazado a la pluma
entregó cada letra sin reservarse nada
y el alma entristecida está cansada de tanto amar.
Hoy quizá sea mi despedida,
tal vez no te insista más,
solo desee escuchar de tus labios
el verbo amar.
Ya no hay  luces para amanecer...
El sol que nacía dentro de mí,
tu frío lo hizo oscurecer.





sábado, 13 de enero de 2018

Hoy sentí...

Hoy he sentido tanto amor,
de mí un suspiro se despertó,
al escuchar tu tierna voz,
mi alma nuevamente se enamoró.


Ayer... Ayer mi alma estaba en coma,
a punto de convertirse en piedra,
muriendo estaba en manos de
la tristeza hecha fiera.

Más tú, tú con tu mirada,

das vueltas a mi mundo,
y yo... hoy vivo con más ganas,
de la vida vivo enamorada,
agradeciendole siempre,
cada nueva mañana,
cuando los rayos del sol cruzan
la misteriosa puerta,
despidiendo la madrugada.

Sí, tú.
Tú haces que mis pensamientos
sean tan veloces como el viento,
la magia les atrapa
y pasean en las nubes,
los diamantes se deshilan,
enredando versos en tus ojos,
que luego caen junto a la lluvia
cabalgando sobre el mar.

Hoy...
Hoy he sentido tanto amor,
y tú... tú eres el motivo de mi sentir, 
eres tú quien mis suspiros despertó.








martes, 2 de enero de 2018

Aunque no...

Aún cuando ya mis versos desgastados,
no entreguen las lágrimas
que hay en el eco de mi voz,
cabalgarán en las alas del viento,
sentimientos que nacieron
de un tierno amor,
llevando tormentas de calma
que reposen en tu alma.
Cuando ya la nota azulada
de mi vieja guitarra,
no pueda hacer parte
de aquel dulce acorde,
no hará falta que te diga,
que en mi vida
eres de la mejor, de las partes.
Y serán mis palabras,
como beso que toca tus labios,
con frenesí, que como río,
recorre tus venas,
será de ti mi abrazo eterno,
tanto así, como siempre lo ha sido,
no hará falta que te diga
que te quiero...que te amo,
no hará falta amor mío,
que te diga, que para ti,
es este poema.
Que como hoja seca en verano,
volará bien lejos,
mi sentida inspiración,
porque hasta ti llegará
cada latido de mi corazón.
Y quedará en el valle de los recuerdos,
aquel sol de primavera
que ha mantenido en temple,
el alma de la frágil golondrina,
que en el invierno de sus tristezas,
en tus brazos siempre busca refugio.
No hará falta que te diga
que te amo,
porque lo sientes ahora amor mío.


Después de todo

¿Y qué? Si al final siempre es lo mismo. Tu te vas, y yo quedo al borde de un abismo, en mi pecho oscila la agonía, sin encontrar una s...