martes, 4 de julio de 2017

El Defensor



Silentes y tenebrosas las sombras,
visajeaban en lo oscuro
de los techos de la vieja choza,
donde acogía en su interior,
a su amada.
Acechaban a los sueños del guardián,
penetrando su inconciente,
haciéndole relinchar como bestia
en bruscos saltos de resabio,
mientras los iluminados ojos,
que ven a través del velo impenetrable
de la negra noche,
extendía desde su mente
las poderosas palabras invocando a su amo,
y ángeles bajaban a su encuentro
y eran sus alas refugios inconmovibles,
brazos acogedores de quienes sufren  persecución,
llámese tristeza o decepción,
amargura o desilusión,
angustia....tribulación.
La omnipotencia tomaba
forma cubriendo los aires
formando bayas de acero invisible
 y todo...todo por defender a su amada.

El Defensor.
Nancy J. Hernandez©


2 comentarios:

  1. El defender y acompañar siempre hasta el mismo final, es el acto mas noble.
    Muy inspirador ademas de hermoso tu versar amiga Nancy, abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Jorge...gracias por estar siempre. Saludos amigo.

      Eliminar

Soñé que fui poeta.

Soñé que era poeta, y de mi mano fluyeron miles de letras, formando los más bellos versos, y todo parecía vida de ensueños. Soñé que le es...